Infanto Juvenil

“Las mismas medidas nos llevan a los mismos resultados. Prueba algo diferente”.

Infanto Juvenil

Cuando se trata de menores, a pesar de que las problemáticas pueden ser parecidas a las de los adultos, tienen la complicación de que en muchas ocasiones les cuesta entender lo que necesitan. Siempre van a pedir ayuda en el entorno más cercano, ya sea con silencio, conductas de riesgo o estrafalarias, sacando malas notas, metiéndose en peleas, mintiendo, discutiendo a menudo, encerrándose, pasando demasiado tiempo con nuevas tecnologías

Esta forma de pedir ayuda puede manifestarse en: en el hogar, en el colegio, en el barrio, en internet… A pesar de ello, puede que no sea suficiente y a menudo es complejo saber por qué. Esto genera en sus padres desesperanza e impotencia al haberlo intentado todo. Sabemos que, en un sistema familiar, cuando un miembro cae enfermo o se desestabiliza, el resto del sistema modifica su equilibrio para socorrerlo. En muchas ocasiones esto puede crear dificultades entre los miembros sanos.

Es difícil tratar de asistir a alguien que no sabe pedirlo. Cuando la situación se ha prolongado demasiado tiempo y/o se considera que “se ha pasado de la raya”, es preciso solicitar un enfoque externo y profesional. Desde nuestro trabajo contemplamos que tanto el psicólogo como la familia forman un equipo terapéutico, en conjunto trabajaremos en alcanzar una solución nueva para el menor.

¿Hablamos?