Psicosomática

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”
Carl Gustav Jung

Psicosomática

En cuanto a salud se refiere, las personas hemos establecido unas bases sencillas y a menudo nos cuesta salirnos de esas pautas: Si estas triste o te duele el alma vas a al psicólogo, si te duele el cuerpo vas al médico. Es sencillo y práctico, pero no exhaustivo.

La psicosomática es una de las especialidades dentro de la psicología sanitaria menos conocidas en nuestro país, no obstante, tiene beneficios bien reconocidos. No trata de sustituir a ningún profesional de la salud, todo lo contrario, puesto que los efectos de los tratamientos médicos y psicológicos se fortalecen si están unidos.

Siempre es recomendable seguir el tratamiento médico, pero sabemos que para algunas personas eso no les resulta suficiente. No son por casualidad las enfermedades que padece el ser humano y tampoco el lugar y el momento en que se manifiestan, el cuerpo produce dolor e inflamación no solo para defenderse de infecciones bacterianas provenientes del exterior, en ocasiones esas enfermedades son un aviso de que algo está fallando por dentro, que una parte de nosotros quiere ser escuchada, y lo habitual es no saber identificar de que se trata.

Es frecuente encontrar en las consultas de todo el mundo pacientes padeciendo sintomatología precisa y/o difusa. En algún caso, a pesar de realizar múltiples pruebas diagnósticas, no se les puede explicar la causa de su dolencia ni aliviarla, otras veces la medicación para una enfermedad determinada no hace todo el efecto esperado. Estas situaciones provocan la frustración del médico y por supuesto la del paciente que es remitido con todo su sufrimiento aun especialista tras otro. En los mejores casos un profesional de la sanidad entiende que las causas de esa enfermedad no son solo un cúmulo de causas mecánicas, ya que la forma en la que pensamos y nos emocionamos, nuestro nivel de estrés, afectan a nuestro cerebro alterando las estructuras neuronales, y simultáneamente todos estos factores también se reflejan en nuestro cuerpo.

Los limites autoimpuestos, el afecto recibido, ser reconocidos y valorados, la seguridad de nuestros actos, son algunas de las variables que nos influyen y según nuestra historia pueden ser decisivos en la aparición de las enfermedades y por consiguiente también en su sanación.

 

¿Hablamos?

1
×
¡Hola!
¿Podemos ayudarte?