Estrés Postraumático

“Para eliminar las sombras solo podemos arrojar luz donde antes había oscuridad”.

Trastorno del Estrés Postraumático

Puede manifestarse de formas muy variadas, pero siempre:

  • Ocurre tras un acontecimiento inusual e intenso, en el que se ha podido poner en riesgo la propia vida y que ha llevado al límite nuestros recursos para superarlo (acoso escolar, pérdida de alguien importante, accidente o catástrofe natural, atentado…) Una vez terminado ese evento llega el momento de regresar a la normalidad, un proceso que cuesta tiempo.
  • El cuerpo sigue en estado de alerta, reviviendo imágenes, sonidos, sensaciones… Produciendo un efecto semejante al de un “flashback” desagradable e impropio del momento presente. Es habitual que se combine con problemas para conciliar el sueño y se recurra al consumo de sustancias, se realicen conductas de riesgo… buscando paliar la angustia que los martiriza.
  • Esta situación se ha quedado atascada, no se le ha podido dar una solución real. El sufrimiento persiste y por lo tanto es común tratar de evitar que la angustia vuelva, alejándose de aquellos entornos que pueden tener una semejanza, aunque remota, a lo que se pretende olvidar.

 

No es un problema que se resuelva solamente con el paso del tiempo. Lo más duro ya ha pasado pero una parte del cerebro no lo ha asimilado, necesita hacer un “reseteo”, reorganizar y reestructurar todo lo que ha sucedido y adaptarlo al presente. Utilizando técnicas de relajación, hipnóticas y de reestructuración cognitiva, facilitaremos al cuerpo volver asimilar los nuevos parámetros de relajación y tensión.

¿Hablamos?