Sentirse ansioso antes de mantener relaciones sexuales es normal. Sin embargo, sentirse tan nervioso que no pueda mantener relaciones sexuales o disfrutar de ellas podría ser ansiedad de rendimiento sexual.

Es un tipo de ansiedad que afecta sobre todo a la actividad sexual. La persona que padece este trastorno suele sentirse invadida por el miedo a ser incapaz de rendir antes de las actividades sexuales o durante las mismas.

Este trastorno es más frecuente en hombres que en mujeres. También puede conducir al desarrollo de trastornos sexuales como la disfunción eréctil.

La ansiedad por el rendimiento sexual es una de las afecciones sexuales más comunes en el mundo actual. Algunas investigaciones muestran que entre el 9% y el 25% de los hombres padecen este tipo de ansiedad, y entre el 6% y el 16% de las mujeres.

La ansiedad relacionada con el rendimiento sexual tiene un aspecto algo diferente cuando se produce antes del acto sexual que durante el mismo. Cuando ocurre antes del sexo, hace que tener relaciones sexuales sea casi imposible. Lo más probable es que no se pueda tener o mantener una erección. Sin embargo, cuando ocurre durante el acto sexual, descubrirás que no puedes disfrutar del sexo o llegar al clímax.

Si no se trata, la ansiedad de rendimiento sexual podría causar otras disfunciones sexuales y hacer que se pierda el interés por el sexo y otras actividades sexuales. La ansiedad de rendimiento desempeña un papel muy importante en el desarrollo de disfunciones sexuales tanto en hombres como en mujeres.

Síntomas de la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual

Las personas que padecen ansiedad relacionada con el rendimiento sexual la experimentan de diferentes maneras, por lo que es esencial prestar atención a todos los síntomas típicamente asociados con esta afección. Entre los signos de ansiedad por el rendimiento sexual se incluyen los siguientes:

  • Tener poco o ningún interés en participar en actividades sexuales.
  • Eyaculación precoz durante las relaciones sexuales.
  • Ser incapaz de tener o mantener una erección.
  • Dificultad para alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, los síntomas de la ansiedad por el rendimiento sexual son un poco diferentes en las mujeres. Las mujeres con esta afección pueden experimentar:

  • Sequedad vaginal.
  • Dificultad para excitarse.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Cómo identificar la ansiedad de rendimiento sexual

En ocasiones, la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual se diagnostica erróneamente como disfunción eréctil. Aunque esta afección puede causar disfunción eréctil, se trata de dos trastornos diferentes.

La ansiedad relacionada con el rendimiento sexual no es una afección médica reconocida, lo que a menudo dificulta el diagnóstico y el tratamiento. La vergüenza que suele acompañar a las disfunciones sexuales también impide que las personas busquen ayuda de un médico o profesional sanitario.

Para diagnosticar la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual, hay que descartar cualquier otra causa de la disminución del rendimiento sexual, como otros trastornos médicos. Un psicoterapeuta puede diagnosticar la ansiedad por el rendimiento sexual.

Causas de la ansiedad en el rendimiento sexual

La ansiedad hace que tu cuerpo experimente cambios específicos que pueden afectar a su rendimiento sexual. Cuando estás ansioso, normalmente experimentas un aumento de hormonas como la norepinefrina y el cortisol.

Un aumento de estos niveles hormonales también provoca un aumento de los niveles de presión arterial, lo que podría causar una reducción del flujo sanguíneo al pene, impidiéndole conseguir o mantener una erección.

La ansiedad por el rendimiento sexual no tiene una causa única. Suele estar provocada por una serie de factores biológicos y psicológicos como:

  • Tener problemas de imagen corporal y autoestima. Las personas que se preocupan demasiado por su altura, peso o aspecto de determinadas partes del cuerpo pueden experimentar ansiedad de rendimiento sexual cuando participan en actividades sexuales.
  • Sentirse emocionalmente desconectado de su pareja. En ocasiones, la ansiedad sexual se debe a problemas emocionales que pueda estar atravesando con su pareja.
  • Problemas de salud mental. La depresión y el trastorno de ansiedad generalizada pueden contribuir a la ansiedad de rendimiento sexual.
  • Falta de experiencia sexual. Las personas que tienen menos experiencia sexual pueden sentir cierta ansiedad de rendimiento cuando empiezan a mantener relaciones sexuales.
  • Sentirse estresado. El estrés afecta a todos los aspectos de nuestra vida, incluida la vida sexual. En ocasiones, la aparición de la ansiedad sexual puede deberse al estrés en el trabajo o a cualquier otra situación.
  • Experiencias sexuales negativas o traumas previos. Haber tenido experiencias sexuales negativas en el pasado, ya sea con su pareja actual o con una pareja anterior, puede provocar ansiedad por el rendimiento sexual.
  • Consumo excesivo de contenidos pornográficos. En ocasiones, esto puede darle una falsa percepción de cómo debe ser y sentirse el sexo. Las investigaciones han relacionado la pornografía con el desarrollo de disfunciones sexuales.

En ocasiones, la ansiedad por el rendimiento sexual puede alimentarse a sí misma y provocar un ciclo desafortunado. Comienza con una persona que se siente ansiosa antes de mantener relaciones sexuales, lo que afecta a su rendimiento, y luego se vuelve aún más ansiosa la próxima vez que mantiene relaciones sexuales porque no fue capaz de rendir la última vez.

Tratamiento de la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual

El tratamiento de la ansiedad por el rendimiento sexual suele depender de su causa. En general, puede utilizarse una combinación de medicación y psicoterapia para tratar sus síntomas.

  • Psicoterapia: La terapia cognitivo-conductual se recomienda a veces para el tratamiento de la ansiedad por el rendimiento sexual.
  • Medicación: Los medicamentos utilizados para tratar la disfunción eréctil, como Viagra y Cialis, se recomiendan a veces para las personas que padecen ansiedad sexual.

Es necesario investigar más para encontrar un tratamiento adecuado para la ansiedad por el rendimiento sexual. La terapia cognitivo-conductual y la medicación han demostrado hasta ahora ser algunos de los tratamientos más eficaces para la ansiedad por el rendimiento sexual.

Cómo afrontar la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual

El primer paso para hacer frente a la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual es eliminar la vergüenza que pueda sentir por no tener una vida sexual óptima. En algunos casos, la ansiedad relacionada con el rendimiento sexual desaparece con el tiempo, especialmente en situaciones provocadas por tener una nueva pareja sexual o cuando se ha resuelto un problema de pareja.

Las personas con ansiedad de rendimiento sexual suelen actuar bajo la falsa creencia de que son inadecuadas o incapaces de satisfacer a sus parejas. Centrarte más en tu placer y en el de tu pareja que en lo adecuada que sea tu actuación puede ayudarte a superar la ansiedad.

Estos son otros consejos que pueden ayudarle a superar la ansiedad por el rendimiento sexual:

  • La meditación: La meditación suele recomendarse para hacer frente a cualquier forma de ansiedad de rendimiento.
  • La masturbación: Pasa algún tiempo contigo mismo para conocer mejor tus propias necesidades.
  • Salir de tu cabeza: Cuando estés practicando sexo, intenta pasar más tiempo disfrutando de la situación en lugar de preocuparte por lo que podría estar saliendo mal.
  • Aceptar que el sexo no siempre es perfecto: Habrá días en los que no te apetezca practicar sexo. Lo más probable es que esto no tenga nada que ver con tu capacidad física.
  • Ir más despacio y tómate tu tiempo: A veces, puede que no hayas dedicado suficiente tiempo a los preliminares, tanto para ti como para tu pareja.
  • Eliminar el estrés de su vida: Una de las causas de la ansiedad por el rendimiento sexual es el estrés por otros factores de tu vida como las finanzas o el trabajo. Controlar el estrés con meditación, ejercicio y sueño regular puede ayudar.
  • Hablar con un terapeuta: Hablar con un terapeuta sexual puede ayudarle a descubrir la raíz de su ansiedad por el rendimiento sexual.

Encuentra la solución: Terapia sexual con Terapéutica en Alza

La ansiedad de rendimiento sexual puede parecer un desafío abrumador, pero no es un camino que debas recorrer solo. En Terapéutica en Alza, entendemos la complejidad de este problema y estamos dedicados a proporcionar un apoyo profesional y empático. Somos un equipo de psicólogos y sexólogos experimentados, comprometidos en ayudarte a alcanzar un bienestar sexual pleno. A través de la terapia sexual, te ofrecemos las herramientas y el apoyo necesario para superar la ansiedad y mejorar tu calidad de vida.

Es esencial reconocer la importancia de actuar y buscar ayuda. Al enfrentar y tratar la ansiedad de rendimiento sexual, no solo alivias los síntomas, sino que también fomentas una relación más saludable y satisfactoria con tu propia sexualidad. En Terapéutica en Alza, creemos en un enfoque holístico y personalizado, asegurando que cada individuo reciba el cuidado y la atención que necesita. No dejes que la ansiedad controle tu vida sexual. Estamos aquí para guiarte en cada paso hacia la recuperación y el bienestar.

Miguel Ángel Solano Bes

Autor: Miguel Ángel Solano Bes

Psicólogo especialista en terapia de pareja y sexología. Cocoordinador de voluntariado en Fundación Down Zaragoza para la discapacidad intelectual.

1

¡Hola!
¿Podemos ayudarte?

*Para asegurar que tus datos son confidenciales
cumplimos estrictamente la ley de protección de datos.
La información que nos transmites es debidamente protegida.
Al continuar, aceptas la política de privacidad.