Si tienes pareja, lo más probable es que hayas vivido momentos tensos. Y no tiene por qué ser un problema discutir. Discutir es algo completamente normal en una pareja.

Pero la clave de cualquier relación duradera es trabajar para construir un vínculo más fuerte e íntimo.

La comunicación es importante porque fomenta la confianza y la conexión. Para tener una relación abierta, honesta y vulnerable con nuestra pareja, debemos ser capaces de comunicarnos libremente de forma saludable.

Tanto si estáis empezando como pareja como si lleváis años juntos, estas estrategias pueden ayudaros a ambos a mejorar vuestras habilidades comunicativas.

Primer paso: Reconocer una comunicación deficiente

Antes de poneros manos a la obra para mejorar vuestras habilidades comunicativas, es importante que identifiquéis las áreas que necesitan mejorar.

He aquí algunos signos que debéis tener en cuenta.

Comportamiento pasivo-agresivo

La agresividad pasiva es una forma de expresar la ira oculta en lugar de abordar el conflicto de frente.

Por ejemplo:

  • Hacer críticas en forma de insinuaciones o bromas.
  • Castigar con el silencio.
  • Menospreciar a tu pareja cambiando de tema.

Todos estos comportamientos te permiten expresar tu frustración sin tener que hablar de ello. Puede que te sientas satisfecho en el momento, pero no te servirá de nada a largo plazo.

Esconder las cosas bajo la alfombra

Evitar los conflictos tampoco sirve de nada. Ignorar los problemas solo les da espacio y tiempo para convertirse en algo mayor.

Hablar de forma agresiva

Ponerte abiertamente a la defensiva o ser hostil cuando hablas con tu pareja es señal de que has caído en un patrón de comunicación tóxico.

El discurso agresivo puede implicar

  • Levantar la voz.
  • Culpar o criticar.
  • Controlar o dominar la conversación.

La comunicación eficaz en la pareja puede incluir centrarse en encontrar un compromiso y tomar medidas para escuchar y ser escuchado, entre otras estrategias.

Siete recomendaciones para mejorar la comunicación

¿Reconoces alguna de estas señales en tu relación? Estos consejos pueden ayudarte a fomentar una comunicación más abierta y sincera.

1. Procesa primero tus sentimientos

Antes de hablar con tu pareja sobre un tema que te molesta, asegúrate de procesar tus propios sentimientos sobre el tema y tranquilizarte primero.

Si comenzamos una conversación sintiéndonos muy enfadados, disgustados o demasiado emocionales, la comunicación tiende a volverse demasiado acalorada y es difícil encontrar una solución.

Intenta dar un paseo o escuchar música relajante antes de hablar con tu pareja. Así gestionarás mejor tus emociones y podrás comunicarte mejor.

2. Piensa en el momento oportuno

Elegir el momento adecuado para hablar con tu pareja puede marcar la diferencia.

Si hay algo que te preocupa, avisa a tu pareja de que te gustaría sentarte a hablar.

Si tu pareja sabe que te gustaría hablar con ella, esto también puede ayudar a suavizar la situación, porque es menos probable que se sienta emboscada o sorprendida con un debate acalorado.

3. Empieza por las declaraciones y los sentimientos propios

La forma en que nos dirigimos a nuestra pareja puede marcar la diferencia. A menudo, las parejas empiezan una conversación señalando con el dedo a la otra persona y echándole la culpa.

Trata de empezar la conversación hablando de cómo te sientes. Puedes asegurarte de hacerlo utilizando frases que empiecen por «Me siento…» o «Me preocupa…».

Por ejemplo, en lugar de reprochar a tu pareja que se centre demasiado en el trabajo, puedes decir: «Me siento dolido cuando siempre te centras en el trabajo». Esto es menos acusatorio que decir: «Siempre te centras en el trabajo».

4. Concéntrate tanto en ser escuchado como en escuchar

Muchas parejas entablan conversaciones como si fueran debates o discusiones que deben ganar.

Aunque no estés de acuerdo con el punto de vista de tu pareja, es importante que escuches por qué se siente así. Y tu pareja debería hacer lo mismo contigo.

Cuando tengas una discusión, no la conviertas en una competición para ver quién gana. En lugar de eso, escucha activamente e intenta comprender su punto de vista.

5. Haz que el objetivo sea el compromiso y la resolución del conflicto

Recuerda que el objetivo de la comunicación con tu pareja es llegar a un acuerdo.

Tanto si sacas a relucir sentimientos heridos como si abordas ideas contradictorias sobre planes futuros, ambos debéis salir de la conversación con la sensación de haber llegado a algún tipo de resolución.

La mayoría de las veces, esa resolución se basa en un cierto nivel de compromiso, ya sea sobre el reparto de tareas o la toma de decisiones financieras.

Esto ayuda a la gente a perdonar y seguir adelante. También puede provocar sentimientos de fuerza y conexión entre los miembros de la pareja.

6. Establece límites claros

Poner límites firmes también puede ayudar a evitar cualquier falta de comunicación.

Por ejemplo, si las finanzas son un punto delicado, considera la posibilidad de establecer algunos límites. Tal vez decidís que cualquier compra superior a 500 euros debe ser discutida y aprobada por ambas partes antes de lanzarse.

7. Deja notas a tu pareja

Puede parecer insignificante, pero dejar una nota para informar a tu pareja de lo que estás haciendo puede ser de gran ayuda. Además de proporcionar información práctica, demuestra a tu pareja que piensas en ella y que tienes en cuenta sus posibles preocupaciones sobre dónde estás.

Si sabes que vas a quedar con un amigo después de hacer la compra, deja una nota rápida para que tu pareja lo sepa.

Seis errores de comunicación que debes evitar

Cuando se trata de comunicación, hay cosas que querrás evitar siempre que sea posible.

1. El tratamiento silencioso

La gente suele adoptar el tratamiento silencioso pensando que está poniendo límites, pero los límites funcionan mejor cuando se comunican explícitamente con la pareja. De lo contrario, puede que no se den cuenta de que han cruzado uno.

Es mejor ser asertivo sobre un límite que asumir que la pareja sabe por qué estás dolido y dejarla fuera. Ya que esto a menudo puede causar más daño a la relación.

2. Sacar a relucir errores del pasado

Es fácil caer en el hábito de rememorar el pasado en un momento de acaloramiento. Sacar a relucir regularmente los errores de tu pareja puede ser contraproducente y hacer que se ponga más a la defensiva.

3. Levantar la voz o gritar

Levantar la voz durante una discusión o recurrir a los gritos es una forma ineficaz de procesar la ira.

A largo plazo, puede hacer que las discusiones sean más intensas y erosionar la autoestima de tu pareja.

4. Marcharse y alejarse del conflicto

Darle largas a las cosas o marcharse en medio de una discusión es una forma de desentenderse de la pareja y dejar el conflicto sin resolver.

Es comprensible sentirse abrumado y necesitar un descanso. Asegúrate de explicar que necesitas tomarte un momento fuera de la conversación.

5. Sarcasmo y menosprecio

Ten cuidado con el humor inapropiado cuando estés discutiendo. Si quieres romper el hielo, es mejor hacer un chiste inofensivo sobre ti que decir algo negativo sobre tu pareja.

6. Comportamiento no verbal irrespetuoso

El lenguaje corporal puede comunicar mucho. Mirar el móvil en lugar de mirar a la cara y mantener el contacto visual, por ejemplo, puede hacer que la otra persona se sienta irrespetada.

La comunicación eficaz en pareja es fundamental

La comunicación eficaz es la base del éxito de una relación, pero eso no significa que siempre sea fácil.

Si tienes dificultades para comunicarte en tu relación, considera la posibilidad de acudir a un terapeuta, solo o con tu pareja, para resolver los problemas subyacentes y desarrollar nuevas herramientas.

En Terapéutica en Alza, ofrecemos ayuda y acompañamiento psicoterapéutico mediante terapia de pareja a las personas que lo necesitan. Podemos ayudaros a recuperar vuestro bienestar.

Miguel Ángel Solano Bes

Autor: Miguel Ángel Solano Bes

Psicólogo especialista en terapia de pareja y sexología. Cocoordinador de voluntariado en Fundación Down Zaragoza para la discapacidad intelectual.

1

¡Hola!
¿Podemos ayudarte?

*Para asegurar que tus datos son confidenciales
cumplimos estrictamente la ley de protección de datos.
La información que nos transmites es debidamente protegida.
Al continuar, aceptas la política de privacidad.