Los objetivos, motivos y necesidades contrapuestos pueden causar estrés en cualquier relación, especialmente en las románticas. Aunque los conflictos no son algo raro, si se dejan sin resolver junto con el estrés relacionado, pueden dañar los lazos que se forman entre las personas. Si aceptamos que todas las parejas tendrán desacuerdos en ocasiones, también debemos reconocer que es crucial encontrar una solución para asegurar que la salud de la relación se mantenga.

Este artículo explora el conflicto y su resolución en parejas y otras relaciones, explicando estrategias y actividades clave para ayudar a evitar o recuperar cualquier daño causado.

¿Es importante la resolución de conflictos para una relación sana?

Los conflictos no siempre tienen por qué provocar daños. Los desafíos y desacuerdos dentro de una relación (romántica o no) pueden fomentar el crecimiento, una comprensión más profunda, una mejor comunicación y el progreso hacia un objetivo.

Pero esto no siempre es así.

El aspecto más crítico del conflicto que afecta la salud de una relación es su resolución. Siempre habrá desacuerdos y diferencias de opinión de un tipo u otro. Sin embargo, para evitar una pérdida de confianza, daños en la intimidad o comportamientos que perturben aún más la relación, la pareja deberá asegurarse de que la resolución no deje heridas o resentimientos persistentes en uno de ellos o en ambos.

Los desacuerdos pueden tener tres posibles resultados:

  1. El resultado es bueno para uno, pero malo para el otro.
    Es una situación en la que uno gana y otro pierde. Una persona consigue lo que quiere, mientras que la otra queda derrotada, posiblemente sintiéndose herida, enfadada y resentida. Tales sentimientos pueden llevar a más desacuerdos o aparecer en otras áreas de la relación.
  2. El resultado es malo para ambos.
    Ambos pierden en esta opción. Suele ser el resultado de la terquedad de ambas partes cuando ninguna quiere que la otra «gane», por lo que ninguna cede. De nuevo, esto es perjudicial para la relación y, si continúa o se repite, acaba siendo tóxico.
  3. Se encuentra una resolución que es apropiada para ambos.
    La pareja trabaja para llegar a una resolución igualmente beneficiosa y logran un resultado en el que todos salen ganando. Ninguna de las dos personas se siente derrotada o dañada, lo que aumenta la confianza en la relación.

Sin duda, la cuarta opción es la más idónea para una relación de pareja sana y duradera, y evita la posibilidad de una espiral descendente en la relación. Cuando se responde a un conflicto, un resultado beneficioso para ambas partes conduce al crecimiento y al avance.

Cómo resolver conflictos en las relaciones: 4 pasos

Este método, desarrollado a partir de prácticas de resolución de conflictos en terapia de pareja, ofrece un enfoque claro y estructurado para manejar y resolver disputas:

Paso 1: Eliminar las perturbaciones en la relación

En primer lugar, es vital eliminar o al menos reducir las emociones que se interpondrán en la resolución del conflicto, como el dolor, la ira y el resentimiento.

De lo contrario, es poco probable que cualquiera de las partes escuche pacientemente y de manera abierta lo que la otra está diciendo.

Paso 2: Comprometerse con una postura en la que todos salgan ganando

Cada parte debe comprometerse a encontrar una solución que beneficie a ambas por igual. No es aceptable que una parte gane y la otra pierda. La pareja debe permanecer motivada y abierta al cambio.

Paso 3: Practicar la escucha activa

Una solución beneficiosa para todos es más probable cuando cada miembro de la pareja escucha activamente al otro. Cada uno sabe lo que significa ganar para sí mismo, pero ahora debe escuchar al otro, evitando censurarlo o juzgarlo.

Una vez que ambos han llegado a un entendimiento común, es posible alcanzar una solución en la que todos salgan ganando.

Paso 4: Llevar a cabo una lluvia de ideas sinérgica

La pareja puede avanzar hacia la identificación de una solución viable, tras haber eliminado cualquier contaminación emocional y haberse comprometido plenamente a que ambos salgan ganando.

La pareja puede compartir ideas, esperanzas, necesidades, objetivos y preocupaciones hasta encontrar una solución que satisfaga a ambos.

Cinco estrategias útiles para parejas y personas casadas

Los conflictos pueden convertirse en un hábito poco saludable, que lleva a un patrón repetitivo en el que uno o ambos miembros de la pareja sienten constantemente que han perdido.

Es importante considerar qué unió a la pareja en primer lugar y qué pueden hacer más o menos para demostrar su amor y entenderse mejor de cara al futuro.

1. Rituales de despedida y de regreso

Las partidas y regresos pueden ser una oportunidad para el conflicto o la ocasión perfecta para construir hábitos saludables de fortalecimiento de la relación.

Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Sales corriendo por la puerta?
  • ¿Das un beso prolongado y compartís un instante?
  • ¿Vuelves dando un portazo al entrar y preguntas qué hay para cenar?
  • ¿Entras con una sonrisa y una historia divertida que contar?

Lo que es adecuado para una pareja puede no serlo para otra. Es esencial considerar el mensaje enviado por el comportamiento de cada miembro de la pareja. Una despedida y un retorno agradables pueden, con el tiempo, mejorar el vínculo y reducir el riesgo de conflicto.

2. Nada debajo de la alfombra

Los conflictos suelen ser inevitables y a veces escapan a nuestro control. Sin embargo, lo es cómo respondemos a los desacuerdos, las palabras duras y las discusiones.

En este enfoque, las parejas deben adoptar la «política de nunca evitar nada, por difícil que sea». No dejar que las cosas se agraven y volver a ellas más tarde requiere prestar atención al otro y reconocer lo que es sensible para la otra persona.

El objetivo es discutir y acordar un resultado mutuamente beneficioso lo antes posible después de que surja un problema. Si eso no es posible, entonces se debe acordar cuándo se puede discutir.

3. Revisitar el pasado

A veces, las parejas olvidan lo que vieron el uno en el otro cuando se conocieron. En su lugar, se ven envueltas en patrones repetitivos de discusiones, desacuerdos y conflictos.

Revivir el pasado puede servir como un recordatorio útil de lo que es bueno acerca de una pareja y revisar por qué están juntos.

La pareja debe considerar y discutir las siguientes preguntas de terapia de pareja:

  • ¿Qué les hizo enamorarse el uno del otro?
  • ¿Cómo fueron sus primeros años juntos?
  • ¿Cómo eran mejor las cosas entonces?
  • ¿Cómo son las cosas ahora?
  • ¿Cómo demuestras actualmente a tu pareja que te importa?
  • ¿Qué hace tu pareja para que te sientas querido?
  • ¿Qué comportamientos cariñosos puedes hacer más o empezar a hacer?

4. Centrarse en una buena comunicación

Un diálogo claro, abierto y completo es crucial para una relación exitosa y para reducir los conflictos. La mejor forma de compartir y comprender es no proyectar nuestras propias creencias sobre la otra persona o sobre lo que va a decir, sino prestar verdadera atención al comportamiento verbal y no verbal.

La escucha activa requiere práctica. Concéntrate en tu pareja, en lo que tiene que decir y cómo actúa. No dividas tu atención mirando el móvil o a la gente que pasa. Escucha lo que dice y cómo lo dice, en lugar de atender a tus propios pensamientos. Y, sobre todo, siéntete cómodo con los momentos de silencio y practica el no juzgar.

5. Revisiones regulares de pareja

Tenemos revisiones regulares para nuestro bienestar físico, ¿por qué no para la salud de nuestra relación? Sin un control regular, no sabemos si estamos haciendo las cosas bien o mal para la relación y evitando conflictos innecesarios.

El comienzo del mes es un buen momento para atender la salud de la relación. Toca hacer un balance honesto y abierto y hacer planes para mantener la relación en el buen camino o sacudir un poco las cosas.

Cada pareja que considere las siguientes preguntas juntos o por separado:

  • ¿Qué está funcionando bien en la relación y qué debemos seguir haciendo?
  • ¿Qué está funcionando de manera aceptable en la relación que podríamos mejorar?
  • ¿Qué no estamos haciendo que necesitamos comenzar?
  • ¿Qué no estamos haciendo bien y necesitamos detener, mejorar o reemplazar?

Las revisiones deben abordarse con una mentalidad abierta y beneficiosa para todos. No es una oportunidad para ganar puntos, sino para realizar un chequeo de la salud de la relación y avanzar de forma positiva.

La gestión de los conflictos es fundamental

El conflicto es una parte natural de la vida. Aunque no siempre es dañino, juega un papel inevitable en cada relación.

De hecho, todas las parejas tienen desacuerdos. Es imposible evitarlos. Es cómo los manejan lo que hará o romperá su relación.

Aunque las parejas deberían intentar evitar un patrón repetitivo de conflictos, cuando el conflicto es inevitable, deben buscar una solución que no deje a ninguna de las partes sintiéndose injustamente tratada, herida o enfadada. Si la solución deja a una persona sintiéndose menospreciada o resentida, puede extenderse a otras áreas de la relación.

Lo más probable es que todos salgamos ganando cuando nos comprometemos a ser justos y nos escuchamos con la mente y el corazón abiertos. Debemos utilizar lo que oímos y lo que ya sabemos de la otra persona para trabajar juntos y encontrar una solución en la que nadie sienta que ha perdido.

Aunque es esencial evitar los conflictos innecesarios, es útil crear un entorno en el que la pareja pueda prosperar y adoptar una actitud compasiva y de confianza que evite daños o ayude a sanar cuando el conflicto sea inevitable.

Estas estrategias y ejercicios, junto con el deseo de crecer y desarrollarse como pareja, proporcionan una forma de resolver conflictos y formar vínculos más profundos.

Esperamos que hayas disfrutado leyendo este artículo.

En Terapéutica en Alza, ofrecemos terapia de pareja con el objetivo de fortalecer las relaciones y resolver los retos que las parejas enfrentan en su convivencia diaria. Reconociendo la singularidad de cada relación, proporcionamos un enfoque personalizado que se centra en las necesidades específicas de cada pareja.

Nuestro compromiso es no solo resolver conflictos, sino también promover una comunicación efectiva, una comprensión profunda y un amor duradero. Como psicólogos, estamos dedicados a guiar a las parejas hacia una armonía y felicidad sostenibles en su relación.

Miguel Ángel Solano Bes

Psicólogo especialista en terapia de pareja y sexología. Cocoordinador de voluntariado en Fundación Down Zaragoza para la discapacidad intelectual.

1

¡Hola!
¿Podemos ayudarte?

*Para asegurar que tus datos son confidenciales
cumplimos estrictamente la ley de protección de datos.
La información que nos transmites es debidamente protegida.
Al continuar, aceptas la política de privacidad.