Tratamiento para la agorafobia en Zaragoza

Aunque existen denominadores comunes, la fobia social y el miedo a salir a la calle se diferencian en dos aspectos fundamentales, por un lado en los síntomas específicos que se sufren, y por otro, qué es lo que desencadena la fobia o la ansiedad.

Posteriormente a sufrir un ataque de pánico repentino, si no se trabaja ni se trata es habitual que se asocie este sentimiento de miedo paralizante a todo un espacio abierto como es el mundo, ya que la sensación de que se puede sufrir un ataque en cualquier parte se convierte en una realidad. Clínicamente este tipo de ansiedad tiene el nombre de agorafobia.

Este pánico puede llegar a separar dos escenarios, el hogar y el resto del mundo. Al poner un pie en la calle, el cerebro emocional avisa urgentemente que en cualquier momento y en cualquier lugar se puede sufrir un ataque, por lo que todo se convierte en amenaza, residiendo ahí el verdadero problema, que el desencadenante es tan grande que no se puede abarcar y satura a la persona que sufre, quedando en una angustia atrapada por el caos y la insatisfacción.

Con el tiempo las personas que padecen esta fobia necesitan ser acompañadas por familiares allá donde van, tratando de trasladar la seguridad del hogar a sus acompañantes. Se generan entonces sentimientos contradictorios, por un lado el cariño de quien te acompaña y, por otro, la sensación de ser una carga para las personas queridas. Esta situación insostenible suele llevar a la insatisfacción y a la angustia en las relaciones familiares.

La respuesta está en la seguridad, ya que en la consulta de psicología evaluamos aspectos concretos de la ansiedad para focalizar una dirección concreta de tratamiento. “Si sé a dónde me dirijo, sé a lo que me enfrento”, empezando a mejorar la estima personal y convirtiendo lugares del espacio público en espacios seguros, como un bar concreto, la iglesia del barrio, una asociación, etc. Una vez recuperada la confianza, la compañía ya no será una necesidad, sino un deseo y un gusto.

¡Llámanos!

653 694 007

¡O envíanos un WhatsApp!

O, si lo prefieres, rellena el formulario y nosotros te contactamos 😉


Síntomas del pánico en el miedo a salir de casa y a los espacios abiertos

  • Pérdida de control sobre uno mismo
  • Sensación de desmayo
  • Temor a la muerte inminente
  • Despersonalización y desrealización, experiencias inquietantes en las que puedes sentirte como si estuvieras fuera de tu cuerpo, o que no eres tú quien se encuentra presente
  • Dolor en el pecho y sensación de asfixia
  • Ritmo cardíaco intenso y elevado
  • Temblor muscular
  • Escalofríos o sofocos
  • Náuseas y malestar

No es necesario sufrir todos los síntomas, siendo suficiente aquellos que generen sufrimiento y angustia, impidiendo vivir con normalidad.

1

¡Hola!
¿Podemos ayudarte?

*Para asegurar que tus datos son confidenciales
cumplimos estrictamente la ley de protección de datos.
La información que nos transmites es debidamente protegida.
Al continuar, aceptas la política de privacidad.